Casa junto al Mercado Central

Esta reforma integral de piso se sitúa en un edificio protegido datado en 1890. El piso se encontraba muy compartimentado y con una altura interior baja. A través del falso techo registrable en la zona de salón y mediante diversas catas, se descubrió una “pequeña joya oculta”. Un espacio de gran altura, con estructura de madera materializada con vigas de gran tamaño, viguetas y entrevigado de ladrillo macizo, muros de carga y pilares de ladrillo macizo. Este espacio sufrió una intervención en los años 90, destinada a reforzar la estructura para sustituir una parte de la cubierta inclinada por una terraza plana en la planta superior.

Nuestro trabajo principal ha sido destapar todo este potencial descubierto en el interior del falso techo poniéndolo en valor, en contraposición a la intervención realizada anteriormente: se ha recuperado toda la estructura para dejarla vista, los muros de ladrillo se han limpiado y reparado a gusto del propietario, así como las balconeras recayentes a la fachada principal.

En cuanto a la distribución se han eliminado los tabiques dejando un espacio diáfano. Se ha compartimentado tan sólo el dormitorio principal junto con su baño y un pequeño aseo que también hace la función de lavadero.

Desde el estudio, se ha tenido especial cuidado en la materialización de cada detalle de este proyecto, diseñando buena parte de los elementos que lo conforman: panelado que integra la puerta de acceso y oculta instalaciones, diseño del mobiliario del dormitorio, rodapiés integrados en los tabiques que además permiten iluminación perimetral, carpintería interior con marco oculto…También se realizado el interiorismo del baño, aseo y cocina donde se combinan puertas en madera con otras lacadas en gris. Todo ello en contraste con aquellos elementos recuperados de la casa original.