Despacho en el centro

Se trata de la reforma de un piso del ensanche con forma alargada, fachada a calle y a un amplio patio de manzana ambos muy soleados, pero con un interior sombrío por la presencia de dos patios interiores pequeños y oscuros. 

La idea principal es abrir el espacio lo más posible a la luz natural, aprovechando por un lado, el soleamiento proveniente de un amplio mirador acristalado en la fachada principal, para situar el despacho profesional del propietario y, por otro, el del patio de manzana para situar la zona privativa, dormitorios, cocina y salón-comedor. 

Para conseguir el máximo aprovechamiento de la luz natural, junto con una integración de los espacios, se diseña una cocina abierta al salón, pero acristalada y con posibilidad de cerrarse, por deseo expreso del propietario que quería dicha zona cerrada por tema de olores. 

Se consigue así un espacio muy funcional, limpio y luminoso, apto para ser disfrutado durante las horas de trabajo y también como hogar, durante el tiempo de descanso.